Noticias

  • 13 Marzo

    UNA REDUCCIÓN NECESARIA

    La política de inclusión social y la vocación descentralista del Gobierno permitirán la disminución de las tarifas eléctricas residenciales en un promedio de 4% en las ciudades del interior a partir de mayo próximo, a propuesta del Ministerio de Energía y Minas, basándose en un mecanismo de compensación tarifaria con recursos del Fondo de Inclusión Social Energética (FISE) por 15 millones de soles mensuales.

    Aunque se trata de un tema eminentemente técnico, sus alcances tienen un fuerte componente social porque se trata de favorecer a aquellas regiones y localidades que, por su lejanía geográfica, se encuentran apartadas de las centrales generadoras de energía, y debido a ello acceden a un servicio deficiente o incluso carecen de un elemento indispensable para el progreso de sus pobladores.

    Para superar tales dificultades, el Poder Ejecutivo ha planteado la creación de un mecanismo de compensación a la tarifa eléctrica aplicable a todos los usuarios residenciales del servicio público de electricidad, independientemente de su ubicación geográfica y del sistema eléctrico al que pertenezcan. De esa manera, se ajustarían todos los costos para que haya una tarifa plana, sin importar cuál sea el sistema, a fin de que los usuarios paguen la misma cantidad.

    De acuerdo con los primeros estimados, este beneficio alcanzará a más de 2.8 millones de usuarios residenciales, y el descuento registraría hasta el 68% en algunos lugares del país. El principio de esta propuesta es buscar la uniformidad entre aquellos sistemas eléctricos que se ofrecen en los lugares más apartados de los polos de desarrollo del país, y que poseen las mayores tarifas en perjuicio de la gente de menores recursos.

    Otro instrumento que permitirá reducir las tarifas es el establecimiento –mediante proyecto de ley elaborado por el Ejecutivo– de un marco general para la interconexión internacional de los sistemas eléctricos y el intercambio de electricidad, que posibilitará la exportación de excedentes de energía. Se prevé que cuando empecemos a exportar nuestros sobrantes de electricidad a las naciones vecinas habría una disminución tarifaria merced a un mecanismo de compensación que tendría el Estado peruano, relacionado con la diferencia de precios del gas natural destinado al mercado interno y el proveniente del mercado internacional.

    Es decir, la utilidad obtenida al colocar la energía generada en el Perú hacia el extranjero sería aplicada al peaje de transmisión y eso bajaría los costos en el país, sobre todo de los cargos adicionales. En la actualidad, contamos con una reserva energética que alcanza el 38% y probablemente se eleve a 48% en los próximos años, lo que debe ser aprovechado para su venta a otras naciones, pero siempre privilegiando el abastecimiento interno.

    Los cálculos del Ministerio de Energía y Minas apuntan a que el Perú comenzaría a proveer de electricidad a Ecuador, Chile, Bolivia y Brasil a partir de 2020, y desde allí se aplicaría la reducción gracias a los mecanismos diseñados por el Gobierno.

    "Los cálculos del Ministerio de Energía y Minas (MEM) apuntan a que el Perú comenzaría a proveer de electricidad a Ecuador, Chile, Bolivia y Brasil a partir de 2020".

    Diario El Peruano
    2016